HOME | Asociación de Mujeres Profesionales de Andalucía

Reportaje

>>Un sábado en Afoca

Aquí os queremos contar cuál es el proceso y qué manos intervienen en el camino de elaboración de las bolsas de comida que se reparten cada sábado en los locales de la Asociación a todas aquéllas personas que han podido inscribirse en nuestras bases de datos, y con ello han pasado a formar parte de nuestra familia...

Los alimentos los recibimos por dos vías. Por una parte fuertes partidas de alimentos imperecederos que provienen de la Unión Europea, y que llegan con una perioricidad trimestral normalmente. Estos alimimentos se almacenan en un local, a fin de irlos distribuyendo a lo largo de ese período de tiempo. Por otra, el Banco de Alimentos de Granada nos surte semanalmente de productos perecederos: cada viernes por la máñana nos traen esos alimentos a nuestro almacén.

En la mañana del viernes Angel y Pepe -voluntarios de la Asociación- acuden al almacén para seleccionar los alimentos que se van a repartir esa semana, y trasladarlos a los locales de reparto, donde el sábado por la mañana acudirán otros voluntarios para elaborar las bolsas.

A las 9 de la mañana quedan los voluntarios para esta tarea: Pepe, Maio y Leo que son de Bulgaria; Manolita, Lola y Rosi de hispanoamerica; Pilar -que es la coordinadora- y Mariví; Odalis, Vinicio, y Alberto Mohame y Milel que son marroquíes.

 

Ellos ponen todo su empeño en realizar los paquetes de alimentos mezclando productos perecederos e imperecederos. Según nos cuentan, se hacen dos tipos de paquetes: unos para las familias de uno a tres miembros, y otros para los de mayor número de componentes.

Este equipo deja todo perfectamente preparado para el reparto de la tarde. Las bolsas cargadas y colocadas en las estanterías sólo esperan que llegue el momento de ser adjudicadas

Por fin llega el sábado por la tarde... Una tarde llena de acción... animada desde su inicio hasta su término.

A las cuatro y media, van haciendo aparición los primeros  perceptores, y van tomando asiento en los bancos del parque, a la espera de que den las cuatro y media y aparezcan los voluntarios para efctuar el sorteo por el que se decidirá quién será el primero de la fila, y por tanto el primero en llevarse el paquete a casa, y quién por el contrario tendrá que esperar a que ésta termine para poder recibir su bolsa.

Una vez repartidos los números, todo el mundo se dirige hacia los locales dónde se llevará a cabo el reparto de las bolsas de alimentos, por el orden que ha establecido el azar.

Según ese orden, se guarda fila, y conforme cada persona se va acercando a recibir su bolsa, se comprueba que está inscrita en la Asociación, y se les pica su tarjeta en el día correspondiente, para indicar que ese día ya ha percibido alimentos.

Además, se cumplimenta una ficha con sus datos, anotando qué alimentos se lleva ese día; ya que así lo exigen los inspectores respecto de las partidas que llegan de la Unión Europea.

 Todo esto supone un despliegue de voluntarios, que atienden estas diversas funciones: sorteo, reparto de las bolsas de familias pequeñas, reparto de bolsas de familias numerosas, comprobación y picado de tarjetas, elaboración de fichas con datos personales y de alimentos retirados, etc...

Además, para comprobaciones de datos, así como para dar de baja o de alta a nuevos perceptores, e informar sobre las actividades que desarrolla la Asociación a lo largo de la semana, existe un pequeño "departamento administrativo" encargado de todas estas labores; así como del mantenimiento de la base de datos de los perceptores y la solicitud y recabación de la documentación necesaria de los mismos.

Aunque la jornada sabatina puede ser en ocasiones agotadora, todos los voluntarios vuelven a sus casas satisfechos de la labor desarrollada. Y la mejor prueba de ello es que allí siguen cada sábado, prestando sus manos en esta labor tan bonita de nuestra Asociación.

Editorial

La importancia de unas manos

En este nuestro primer año de vida, la revista Sutilellas se viste
con sus mejores galas para celebrar que seguimos adelante, que
vamos superando contratiempos y que no son sino estos el motor
de la AMPA que tantos proyectos mantiene vivos.

Nuetras pequeñas actividades se hacen grandes con cada sonrisa
de agradecimiento ,y es que seguimos sintiendo
que no hay mejor recompensa que dar para poder recibir.

En este número hacemos un pequeño homenaje a "las manos de
los sábados",las que con tanto esfuerzo hacen posible que
los alimentos se repartan entre los hogares más necesitados,
y las que con ternura infinita cuelan en esas bolsas un poquito de esperanza.

Sabemos que nuestro camino acaba de empezar y es por ello
que os animamos a todos a colaborar. Cada uno de nosotros tiene
un granito de arena que aportar a esta gran familia, que aún
necesita voluntarios e infraestructura.

En estas páginas nos unimos nosotros y vosotros....para ELLOS.
 

Si desea ponerse en contacto con la dirección de la publicación, escriba un correo a: coordinadora@mujeresprofesionales.org